poesía

Entonces

IMG_1206Si no tuviera tanto puesto en juego.
Si fuera una amapola sin hojitas
mecida por el aire,
creciendo sola,
al sol,
en los bancales.
Si anduviera sin peso por el mundo,
vacío el equipaje,
y el polvo que levantan mis pisadas
se quedara
flotando,
sin rozarnos.
Si pudiera volar,
hacer saltar con fuerza
los alfileres fijos en mis alas
y desentumecerlas.
Si ya no fuera más esa gota de agua
que pende de algún grifo
intentando soltarse
mientras tiembla.
Si no tuviera prisa ni vergüenza.
Si escuchara a mis tripas, lo que cuentan.
Si no fuera prudente
y dejara surgir mi voz de las entrañas.
Entonces…
Destruiría los relojes
para que no me cuenten que es temprano.
Le robaría el domingo a la semana.
Le pondría más verano al calendario.
Aliviaría el peso de las cosas.
Abriría las ventanas de mi casa
para que la inundaran, volando, mariposas.
Me quedaría jugando eternamente
porque ya no habría timbre
ni final del recreo.
Adornaría mi flor con tus hojitas.
Reservaría un bolsillo secreto
dentro de mi maleta
donde guardar la luz que me regalas,
la que vuelve de oro
el polvo generado por mis pasos,
la que riega de notas mis mañanas.
Desplegaría mis alas infinitas
y abrazaría tu mundo.
Me dejaría caer en el océano
que escondes en los labios
para unirme contigo,
inmensos,
inmortales,
como el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s