poesía

Querido hijo

Cada paso que he dado en estos años
lo iluminó tu creciente mirada.
Cada empuje.
Cada desvelo en cada madrugada.
Cada preocupación.
Cada idea increíble o desastrosa
fue buscando tu bien…

.
Querido hijo.
Hoy me duele tu lengua que me rompe,
descuartiza el amor y sus senderos.
Me hace pequeña en todos los esfuerzos
de manera cruel.
Desfigurada.
No encontré la salida muchas veces.
Tampoco hallé la entrada a tus desvanes
donde supongo guardas los secretos
que no vas a contarme.
Lamento estar marchita en ocasiones,
como la rama seca que se quiebra.
Me gustaría ser viento entre tus rizos.
Me gustaría acunarte con canciones
que hace años se durmieron en mi boca.
¡Me pesa tanto el mundo en este cuerpo
que un día, no hace mucho, fue tu casa!
¡Me pesa tanto el tiempo en este cuerpo!
¡Te siento tan ausente,
vacías nuestras bocas de palabras…!

Cada paso que doy

quizás equivocado

solo busca tu bien, querido hijo.
IMG_1115

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s