poesía

Desaparezco

Me evaporo.
Exhalo por la boca
partículas de mí
desintegrada,
minúsculas cenizas
que aún relucen
mientras van descendiendo
hasta tocar el suelo humedecido
donde pronto se apagan.

Me deshago.
La carne se licúa,
huye del andamiaje de mis huesos
chorreando
como cera derretida.
Dejo un charco mordaz bajo la ropa
y una torre invertida
en la que se ha tornado
mi estructura.

Me libero.
De mis ojos emanan
insectos voladores
de color esmeralda.
El enjambre se eleva
hasta cubrir el sol que me cegaba
llevándoselo todo por delante,
arrasando el placer,
el dolor,
el deseo…
A su paso
queda yermo hasta el aire.

Desaparezco.
Y al desaparecer
vuelve la calma.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s