poesía

Humo

El humo de la mente

se escapa por la boca

y toma cuerpo.

El verbo se hace carne

y rompe

la distancia.

Mientras vivía un encierro

inconfesable,

el dolor era solo el pasatiempo,

el signo intermitente

de una presencia etérea.

Al darle nombre habita entre nosotros

como un monstruo que emerge

de las aguas

turbadas por la voz

que agitó el fondo.

Maldecimos la hora

en que lo convocamos

tratando de ensalmar

el daño con palabras.

Pero el humo,

sabemos,

suele ser consecuencia

de las llamas.

.

“Smoke” by Dustin Gaffke is licensed under CC BY 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s