poesía

La ciudad

La ciudad y sus luces. 

Ventanas chispeantes donde la vida ocurre.  

Las miro e imagino a quienes las habitan,

los idiomas que hablan,

los olores que esconden. 

Los gemidos que emiten al amarse,

al sufrirse.

En cada cuerpo se resiste la vida

a ser domesticada

con más o menos tino. 

.

La cuidad y sus sombras. 

Esquinas apretadas donde no cabe el aire. 

Obscenos catres de unas almas en pena

con años anudados

en bolsas de basura. 

Cobijo ciego 

del que salda la luna disecada. 

y el sol en monodosis. 

.

La cuidad y sus ruidos

incesantes. 

El ritmo que nos mece y nos atrona 

resuena en los oídos

aún cuando nos cubrimos de silencio. 

.

La ciudad insolente y heroína. 

Destructiva y creadora. 

Somos supervivientes gozosos 

respirando su suerte

y amamantando el alma

entre las ruinas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s