poesía

Eres una princesa

La princesa maldita

te persigue vestida de ti misma,

con collares pesados

y callados pesares con que arrugar tus hombros.

La maldita princesa que te tiene cautiva,

que te aparta del mundo

y roba tus instintos.

Habitas desde siempre ahogada en su secuestro.

Te encerró

con su apodo despectivo

como una nana sorda:

“Princesa, que eres una princesa…”.

.

Princesa sometida

que guarda el protocolo.

No protestas. No muestras. No muerdes.

Te contienes.

Tu salvaje, enjaulada, araña y se despeina.

La celda eres tú misma

por eso te destrozas desde dentro.

La maldita, perfecta, sufriente princesita.

Que guarda la distancia.

Que agacha la cabeza.

Sumisa cortesana que te fuerza y no lloras

pero contienes rabia

hirviendo en las entrañas.

.

Ya sabes, las princesas sonríen

y no incomodan,

por eso te disculpas si pareces humana.

La princesa que estudia.

Que regresa a su hora.

Que no causa problemas.

Que consigue un trabajo.

Que forma una familia.

Que tiene varios hijos.

Que cuida su palacio.

“Eres una princesa”.

.

Lo eres y lo detestas.

Heredaste la tiara

en el preciso instante que dejaste su cuerpo.

A ambas os compadezco.

Sé que ella también sufre

porque un día fue princesa

y hoy continúa reinando.

.

“Little princess” by Sreejith K is licensed underCC BY 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s