poesía

Suena su despertador 

Suena su despertador.

Entre sueños presiento que se marcha

y le beso la espalda

en un gesto que parece cotidiano.

Suena más tarde el mío

una primera vez.

Lo pospongo y me giro hacia su lado.

Esta es una mañana cualquiera en cualquier casa.

Añoro ese cualquiera entre mis muros.

Cierro los ojos.

Huelo el trozo de sábana

surcada por los pliegues de su cuerpo.

Su cuerpo,

que se ha ido a una rutina

de la que no soy parte.

El mío,

que reposa sin intención alguna,

aplazando el momento de comenzar el día

como aplazo el momento

de retomar mi rumbo.

Boca abajo.

Relajado.

Solo.

No ha quedado ni rastro de su paso

en mi suelo,

tan solo un almohadón tirado con desgana.

Queda también un vaso en la mesilla

con idénticas huellas

a las que me ha dejado por el cuerpo

y ese sutil olor de su saliva seca.

El reloj me recuerda que se está haciendo tarde.

No he contado las veces que lanzara

su punzante advertencia

atravesando mis divagaciones.

Habrá que echar a andar.

Despertar a mis niños.

Hacer el desayuno.

Localizar las llaves.

Colgarles la mochila y comerlos a besos

en la puerta del cole.

Volver sola a mi coche de camino al trabajo.

Volver sola a la vida

de camino al futuro.

.

“clock” by koorosh B is licensed under CC BY 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s