poesía

Se ahogaron las estrellas

Se ahogaron las estrellas del cielo de su boca. 

Se calló el cascabel prendido en la garganta

y ya no canta al alba. 

Ya ni siquiera tiembla su úvula cristalina. 
.

Se desglosó la lengua en minúsculos timbres,

rodaron por el cuello 

en huida silenciosa hasta quedar disueltos

cuando ya no hubo libros, 

ni sueños, 

ni verano. 
.

Y todas las palabras dejaron de servirle. 

Todas las inflexiones de su voz se enrasaron 

y un gemir monocorde

entumeció el oído 

donde mi voz moraba.  

.

Sus ojos, inmortales, 

desbordados afluentes,

caudales infinitos por donde huye la pena. 

La suciedad navega las mejillas abajo

dejando el rastro negro

de todos los olvidos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s