poesía

Algunas mañanas

Hay algunas mañanas

que vienen a morderme los tobillos

antes de estar en pie,

antes incluso de acariciar la alfombra,

con las gotas de sueño que aun escurren

por la frontera laxa de la almohada.

.

Perros precoces

que oyen el aleteo de mis párpados

o perciben mi aliento en un bostezo,

me atrapan con sus dientes.

Y me crece el invierno en las rodillas

reptando por los muslos

como una enredadera en tonos grises.

.

El día empieza arrastrando,

enlentecido,

sus pasos en la nieve.

Fuera tal vez sea junio.

Yo escondo un iceberg en el armario.

Me oculto del espectro

en el aliento nuboso del café.

Y me envuelve su olor mientras deseca

la subterránea humedad del alma.

.

Hay algunas mañanas

que me pongo un abrigo anaranjado

para espantar al frío,

si me vuelve a acechar espesa niebla.

Disfrazada de sol de mediodía

me siento junto al lago

y mis ojos se hunden

en el abismo verde.

Así dejo que mueran las jornadas más gélidas

del eterno diciembre que me escarcha.

Durante aquellos días

no llegan hasta el muelle embarcaciones.

“”winter art”” by stefanbauersgall is licensed under CC BY-NC-SA 3.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s