poesía

Casualidades

A veces sueño contigo,

a veces las mañanas son grises y sin aire.

La garganta se arruga

y me brota otra mancha de tinta

sobre el pecho.

Esas mañanas lloro la nostalgia en el coche,

porque las canciones hablan

por las bocas oscuras

de todos los ventrílocuos:

con la voz encerrada del verdugo,

con el hilo irrompible de la víctima,

desde los ojos mudos de los jueces.

El limpiaparabrisas no funciona

en un cielo sin nubes,

en un alma

donde callan los pájaros.

Y pienso en nuestra esfera

tan brillante y pesada como el mundo.

En esos días mis huesos se hacen agua

y mi piel se desprende como si fuera yeso

para formar montones de mí

bajo las suelas.

Soy algodón mojado.

Y tú,

casualidades,

sueles cerrar los puños.

Y me aprietas.

.

“ink-stain-texture-15” by Max Stanworthis licensed under CC BY 2.0

2 comentarios sobre “Casualidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s