poesía

El engranaje

Se despereza el gris de la ciudad

cuando el sol acaricia sus costados

con un dedo de luz amarillenta.

Y se van descubriendo

las ventanas.

.

Es un día de abril. Los habitantes

afloran a la luz con sus abrigos finos,

obedientes hormigas

en su pulcro trasiego cotidiano

hasta el laboratorio

al que llamamos vida.

.

Cada calle se embebe

de los matices ocres de las ropas

y la pátina añeja del humo de los coches.

Los autobuses braman.

Se alternan los semáforos.

La frutería adorna con colores la acera.

Hay un orden preciso en este cosmos,

este espurio artefacto

de perfecto engranaje.

.

Los hombres y mujeres desfilan a sus jaulas.

Conocen su lugar en la enorme estructura

y con sus pies hacen girar la rueda.

Los niños corretean,

flotando como mágicos destellos sobre el mapa,

con el pelo dormido

y un beso de cacao sobre los labios.

Deben andar deprisa

para llegar en hora a su redil.

Y los viejos deslizan

los pies en el paseo

a comprar el periódico,

al banco,

a la farmacia…

Le devuelven al orden sus limosnas.

.

Y en este inmenso ingenio resistimos,

nos amamos a ciegas,

nos ponemos enfermos,

cuidamos la amistad,

encontramos refugio para el alma plomiza,

gozamos de la música,

escribimos poemas.

Y algunas madrugadas

con la mente revuelta en el margen del juicio

aún nos preguntaremos

¿Qué pasará si paro?

.

“Engranaje” by Matissesis licensed under CC BY 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s