poesía

23 de julio de 2018

Arde Atenas y nace

una ciudad de nubes amarillas

más alta que la Acrópolis.

.

El fascismo proclama que asaltará

de nuevo nuestro vientre

y atrinchera orgulloso

su ponzoña de huesos.

.

Caras con anestesia

quieren hipnotizarnos

con esa letanía encorbatada

de la España de los madrugadores.

Y hay tantos que no duermen…

.

Una copa de vino sobre la mesa baja.

Su cristal empañado de rocío

refleja las noticias

tan grises como siempre en este mes de julio,

No-Do

dorado al sol

del siglo nuevo.

.

Mientras,

tejo con lana azul

otro jersey para dejar a medias,

sin mangas,

desahuciado.

Y me templo

con el verdejo frío,

de la ardiente avidez de imaginarte

como una nube hinchada y amarilla

que sobre el Partenón

derramará la lluvia.

.

Y nada me sofoca.

Y nada me sosiega.

Fuente: REUTERS/Alkis Konstantinidis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s