Dibujo·poesía

Donde late el deseo

Los cuerpos se despiertan
muy temprano.
Antes de que los ojos
amanezcan,
antes de que sepamos
que están vivos,
los cuerpos se han abierto
y nos aguardan.

Con la piel pegajosa
por el sueño
y el sudor que destila
el alambique
de nuestros más impuros
pensamientos,
nos buscamos, tanteando
como ciegos.

Nos buscamos también
olisqueando
las sábanas que saben
a nosotros
y tienen el sentir
del terciopelo
en los cuerpos desnudos.

Con el amanecer
en las pupilas
y la ansiosa caricia
de los dedos,
nadamos en los mares
de agua dulce
donde late el deseo.

IMG_0523

Dibujo·poesía

Y luego está tu cuerpo

IMG_0429.JPGY luego está tu cuerpo…
Tu cuerpo como edén de mis sentidos.
Tu cuerpo como juego.
Tu cuerpo como fuego rodando con el mío.
Tu cuerpo como torre amurallada
que me rodea y me cubre.
Tu cuerpo como pan para mi hambre.
Tu cuerpo como leña de mi lumbre.
Tu cuerpo que me inunda y me rebosa.
Tu cuerpo que me brota.
Tu cuerpo como luz y como sombra.
Tu cuerpo que es mi vicio sin remedio
y me quiebra sutil bajo su peso.
Que me arquea, me tiembla, me provoca,
me desgarra, me encoge, me desborda,
me llena de tormentas la garganta,
me seduce, me calma y me desata.
Tu cuerpo fuerte y tu cuerpo tierno.
Tu cuerpo infinito y generoso.
Tu cuerpo, mi cobijo y mi desierto.
Tu cuerpo poderoso.
Tu cuerpo cuando llega y tu cuerpo al irse.
Tu cuerpo que lucha.
Tu cuerpo al rendirse.
Mi cuerpo con el tuyo frente a tu cuerpo ausente.
El deseo de tu cuerpo,
intensamente.

Dibujo·poesía

No se cierran los ojos

No se cierran los ojos.
El pensamiento, lleno de telarañas,
no permite que el sueño se me acerque.
Diminutos insectos corretean
sin rumbo en mi cabeza.
Llevan y traen recuerdos
y dejan en la frente ideas equivocadas,
que los aciertos
-ya hace rato-
se quedaron dormidos.
Los párpados me pesan sin rendirse.
Aletean como dos mariposas
queriendo echar el vuelo
desde el corcho sobre el que están clavadas.
Se ahuyenta mi descanso,
porque al cerrar los ojos
regresa ese trasiego de artrópodos mentales,
cada uno caminando sin destino aparente
con el único objeto
de enmarañarme el juicio y la consciencia.

IMG_1082

Dibujo·poesía

Avispero en llamas

Sospecho un cielo azul
desde la nube oscura de mi almohada,
con los ojos cansados, anhelantes, dispuestos a llenarse de deseos.

Sospecho el sol fugaz
y la caricia suave de la luna
rozándome la piel, que sigue ardiendo
por la ausencia insistente de otros dedos.

Sospecho la alegría y la mentira
del lugar donde no me reconozco.
Mi ropa ya no es mía y me desato.

Ya no iré más…
Prometo mientras salgo.

Y me encamino a otro avispero en llamas.